26 de noviembre de 2017

Reseña #215 | Todo lo que quiero eres tú | Elizabeth Anthony



⠂Título original: All I Want is You
⠂Autora: Elizabeth Anthony
⠂Traducción: CTL
⠂Editorial: Espora
⠂Año: 2014
⠂Género: Romance erótico
⠂Páginas: 448
⠂Saga: Belfield Hall (1/2)
⠂Precio: 16€
⠂ISBN: 9788415497615




Sophie apenas tenía 13 años cuando empezó a trabajar en Belfield Hall. Un misterioso aristócrata, la socorrió cuando el resto del mundo ignoraba su existencia. Tras la muerte de su madre, el señor Maldon consiguió que la contrataran como criada en la misma mansión en la que habían arruinado la reputación de su madre. Desde entonces, Sophie le escribe cartas que él solo contesta al principio. En cierto modo, la historia de Sophie y el señor Maldon parece una especie de versión erótica de la novela Papá Piernaslargas. Con el paso de los años, Sophie descubrirá que está enamorada de su querido benefactor, lo que hará que se sienta dichosa y miserable a la vez.
 
"La vida me pasaba por delante y yo la dejaba escapar. Estaba desperdiciando mi vida y mi juventud por el necio recuerdo de un hombre de ojos azules, de un sueño estúpido."

Durante casi el primer tercio de la novela, Sophie narrará en primera persona cómo fue su infancia y adolescencia, trabajando como criada para los odiosos y anticuados duques de Belfield Hall. Su situación resulta cada vez más lamentable y desesperada, puesto que el resto del servicio la menosprecia continuamente. Todos menos la señora Burdett, que siempre ha cuidado de ella tal y como le prometió el señor Maldon. Y con el paso de los años, Sophie recibirá con los brazos abiertos su propio despertar sexual, a pesar de la distancia que la separa del hombre al que ama.

No obstante, su suerte cambiará tras la llegada de Lady Beatrice, viuda de lord Charlwood. Sin saber que esa decisión pondrá su vida patas arriba, Sophie se convertirá en su camarera. En un principio, Sophie idolatra a Beatrice de un modo casi vomitivo, sobre todo teniendo en cuenta que la viuda es una persona detestable. Pero Sophie parece no darse cuenta de que su nueva señora es la maldad hecha carne. De hecho, Beatrice planea usar a su camarera para cazar al soltero más codiciado, el heredero del título y de todas las propiedades de los Belfield. A cambio, le promete ayudarla a cumplir su sueño de convertirse en bailarina en Londres.

Sinceramente, Sophie me ha parecido una protagonista bien construida que evoluciona a lo largo de toda la historia. Pero durante esta etapa de servilismo interesado, reconozco que me ha sacado de mis casillas en más de una ocasión. Sophie está dispuesta a todo, incluso a vender su cuerpo, para convertirse en bailarina y dejar atrás su vida como criada. Y aunque es incapaz de olvidar sus raíces, en ocasiones se comporta de un modo despreciable que no he llegado a comprender. De vez en cuando, me he sentido incómoda con ella, porque da la impresión de que mira por encima del hombro al servicio.

<<Ten cuidado, jovencita. Ya sé que crees que estás destinada a cosas mejores, pero que no se te olvide que el orgullo precede a la caída.>>

Finalmente, Lord Ashley aparece en la mansión. Y cuál no será la sorpresa de Sophie al darse cuenta de que ella y Ash ya se conocían. O al menos, eso creía ella. Sophie pensaba que Ash era un caballero de buen corazón, pero el resto del mundo se empeña en recordarle que el futuro duque posee un lado oscuro. Todo el mundo le considera un advenedizo frío, rico y despiadado. Sin embargo, los sentimientos de Sophie se han ido cocinando a fuego lento, lentísimo. (No olvidemos que Ash tarda prácticamente media novela en hacer acto de presencia). De modo que no hará caso de las habladurías y se entregará sin reservas a un amor apasionado.

Pronto descubrirá que lord Ash es, en realidad, un hombre atormentado por el pasado. Un amante insaciable que no soporta perder el control bajo ninguna circunstancia. Siempre que se acuesta con una mujer, Ash la ata de manos y le venda los ojos. Pero eso es todo, no esperéis una dosis de juegos perversos de alcoba, por mucho que a Sophie le asuste el ímpetu de su caballero. Lord Ash resulta bastante más tradicional de lo que cabría esperar, quizá demasiado. Por otro lado, es un protagonista que se odia a sí mismo. Por esa razón, el motivo por el que Ash necesita a Sophie me ha parecido muy dulce y emotivo. Totalmente humano.

<<El hombre al que amaba y que hasta entonces había considerado inalcanzable, estaba malherido en el cuerpo y en el alma, y yo anhelaba que mi amor lo sanara; estaba segura de que mi amor lo curaría, y por eso me entegué a él por completo.>> 

En general, me ha parecido una novela erótica muy clásica y sobrecargada de viejos clichés. Las circunstancias que unen a esta pareja resultan demasiado forzadas la mayor parte del tiempo, hasta el punto de que el propio Ash espía a la mujer para saber dónde está en todo momento y así poder protegerla. Un detalle que no me ha gustado nada, y no es el único de mi lista. Como era de esperar, Ash se comporta muchas veces como un auténtico capullo.

Del mismo modo, la devoción casi enfermiza que Sophie siente por Ash los separa continuamente. Algo que no acabo de comprender, porque ¿cómo puedes perjudicar la reputación de un hombre que ya es odiado por todo el mundo? Realmente, tampoco tienen motivos para desconfiar el uno del otro, pero se pasan toda la novela enfadados solo para poder reconciliarse. Por lo que alguna de sus conversaciones resultan aburridas y ligeramente ofensivas.

A su favor, diré que por más predecibles que sean los momentos románticos, me han emocionado en la misma medida que si fueran totalmente espontáneos. Y que el erotismo de esta mujer es tan elegante que me ha enamorado sin remedio, una vez más. Por cierto, no se trata de una novela autoconclusiva, ya que la historia de Sophie y Ash continúa en la siguiente novela: Sin aliento por ti


En conclusión. Todo lo que quiero eres tú me ha parecido una novela muy entretenida que me ha atrapado de principio a fin, pero solo porque me encanta la narrativa erótica. Reconozco que la historia de amor resulta demasiado típica y, además, la pareja protagonista me ha crispado los nervios más de lo que me gustaría. Pese a todo, Elizabeth Anthony sigue siendo una de mis autoras favoritas.

Nota: tres y medio de cinco

3 comentarios:

  1. Hola.

    Yo es que hace tiempo que dejé de lado la erótica así que si quitando eso la historia es algo típica no creo que sea un libro para mí, no me llama especialmente la trama, pero muchas gracias por tu reseña y darme a conocer el libro.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! ^^
    Pues este libro no me sonaba de nada, no lo había visto en ninguna parte. La historia no me llama la atención, y veo que tiene sus cosillas negativas, así que lo dejo pasar. Ahora mismo hay libros que me interesan más.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!,
    La verdad es que nosotras no solemos leer este tipo de historias, pero por otra parte parece una novela interesante según lo que cuentas. Nos guardamos el título por si acaso ;) Gracias por traerlo. ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Gracias.