1 de julio de 2017

Reseña #156 | Calle del Carmen, 21 (No hay tiempo para Cabarga) | C.L. Cuevas


"Pero lo que pocos llegarían a saber era que, la noche siguiente a que la dueña de la vivienda encontrara el cadáver descomunal y putrefacto en el número veintiuno de la calle del Carmen, y la policía registrara y precintara el inmueble, alguien volvió a caminar por la penumbra del cuarto piso que apestaba a descomposición."


   ✏☑ HISTORIA

No corría el aire, iba a ser otro mal día. El matrimonio del comisario Cabarga no pasa por un buen momento. Él y su familia necesitan esas vacaciones. Pero el hallazgo inesperado de un cadáver en el antiguo barrio del puerto de pescadores, va a trastocar sus planes de un modo que no puede imaginar. Nadie echó en falta ese cadáver hasta que el olor de la putrefacción comenzó a molestar, y sin embargo, a su lado la policía encuentra amontonados varios fajos de billetes de curso legal. Demasiado dinero como para que alguien lo deje abandonado sin más.

Otra vez, Cabarga descubrirá que pocas cosas son como parecen ser, y que los límites de lo posible se ensanchan hasta donde no éramos capaces de imaginar que podían hacerlo. Una novela apasionante donde la realidad muestra su lado más duro y humano, y donde las vidas se entremezclan superando la mera ficción. Lo mejor del libro está en cada una de sus páginas, y al llegar a la última, sus personajes habrán quedado para siempre en nosotros.

   ✏◫ PERSONAJES

Antonio Cabarga es un comisario que se encuentra de vacaciones en la ciudad con su mujer y su hija adolescente. La primera está harta de que su marido siempre le conceda más prioridad al trabajo que a su familia, mientras que la segunda está cansada de ver discutir a sus padres. Sin embargo, y a pesar de la tensión que se respira en su casa, Cabarga interrumpe sus vacaciones familiares para colaborar en un caso ajeno, a petición del delegado del gobierno. Y no hay tiempo para Cabarga, porque el comisario solo dispone de un día para resolver el caso antes de regresar a su hogar.

Por otro lado, la historia nos presenta al inspector Carlos Rodríguez, compañero del comisario por imposición. Rodríguez es un policía ligeramente atípico, teniendo en cuenta que desde un principio me ha parecido más preocupado por su vida personal que por el caso en sí. Su pareja desea abandonar esta ciudad sin futuro, pero a él no acaban de concederle el traslado con el que lleva soñando tanto tiempo. Durante las primeras páginas, el inspector investiga con cierta desidia sin prestar demasiada atención a los pequeños detalles. Una actitud que cambia por completo con la llegada del comisario.

En un principio, el inspector muestra cierta reticencia ante las órdenes de un comisario ajeno a SU caso. Pero, a medida que pasan las horas, ambos descubren que están obligados a entenderse. No solo por el bien del caso, sino también porque se parecen más de lo que les gustaría admitir.

En mi opinión, los personajes son el punto fuerte y el punto débil de la novela. El punto fuerte, porque todos esconden una historia personal de lo más interesante y, poco a poco, todos los engranajes comienzan a conectarse entre sí para dar vida a una historia sólida que funciona a las mil maravillas. El punto débil, porque los personajes eran tan buenos que daban para mucho más. Y al final, sí que he echado en falta que la novela fuera un poco más extensa para que le diera tiempo a profundizar más en la psicología de cada uno de ellos. Me he quedado con las ganas de conocer mejor a los protagonistas.

   ✏◫ NARRATIVA

La prosa de esta autora es correcta, aunque reconozco que la estructura de algunas frases me ha parecido un poco... rara. No obstante, su estilo de narrativa es sencillo y ameno, aderezado por un ritmo muy fluido que facilita muchísimo su lectura. La historia está narrada en tercera persona, aunque casi siempre desde el punto de vista de los protagonistas. En cambio, de vez en cuando alterna los capítulos principales con capítulos "secundarios" en los que se va desvelando, poco a poco, la historia de otros personajes.

Si se admiten sugerencias, creo que no debería haberse dejado en el tintero tantos capítulos para el epílogo. En mi opinión, la mayoría de esos capítulos finales tendrían que haber sido incluidos durante el resto de la historia a medida que el caso se iba resolviendo. Excepto el capítulo en el que describe, con todo lujo de detalles, cómo y por qué se cometió el asesinato, porque ese capítulo me ha parecido el epílogo perfecto.

   ✏◫ CONCLUSIÓN

En general, me ha parecido una novela de misterio más que aceptable, sobre todo si buscas una lectura entretenida para matar el rato. En mi caso por lo menos, no he podido parar de leer hasta descubrir la identidad del asesino. La premisa es de sobresaliente pero, como ya he mencionado anteriormente, le ha faltado un poquito más de elaboración. Si la investigación les hubiera llevado semanas en vez de un par de días, la historia habría ganado muchísimo. Todo sucede de forma atropellada, el reloj parece que no avanza y las pruebas se consiguen a través de procedimientos bastante dudosos.

En definitiva, me he encontrado con errores menudos que pasan desapercibidos si no llevas a cabo una lectura muy puntillosa. Sin embargo, el desenlace resulta interesante porque ofrece bastantes sospechosos y el motivo del asesinato me ha parecido apropiado. De hecho, una de las cosas que más me han gustado de esta novela es que te permite ir atando tus propios cabos. Aunque reconozco que he sido incapaz de hilar tan fino como la autora, porque no he conseguido adelantarme a las conclusiones del comisario. Y he disfrutado mucho con la elevada dosis de intriga.

   ✏☑ AUTORA

Carmen Cuevas nació en Santander en el año 1971. Licenciada en Ciencias Físicas por la Universidad de Cantabria en el año 94. Durante veinte años ha trabajado en diversos oficios de esta profesión, comenzando en el departamento de electrónica de la universidad, y después en varias multinacionales de diferentes ámbitos tecnológicos. Veinte años en los que la literatura nunca ha dejado de ser el refugio, el lugar donde todo puede ocurrir. Por eso sus relatos se han publicado en diversas antologías (Gotas de Mercurio, Mentira Cochina y Con Sabor a Sugus), y otros han sido galardonados en premios (Manuel Oreste, año 2008). Su primera novela acabada quedó finalista del premio Círculo de Lectores en 2010, y en el año 2014 llega su primera publicación, “Calle del Carmen, 21”, esta vez dentro del género negro. Un emocionante thriller donde la vida real, sin tapujos ni concesiones, se atreve a llamar a las cosas por su nombre.

   ✏☑ EDICIÓN

Ésta ha sido mi primera experiencia con la editorial Adaliz y no tengo ninguna queja de interés. De hecho, no recuerdo haberme topado con ninguna errata durante mi lectura. En general, he quedado satisfecha y con ganas de repetir.


Nº de coRAZONES
Más información en adaliz-ediciones.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.