15 de junio de 2017

Reseña #150 | El pez volador | Hipólito G. Navarro


"Hay que tener mucho cuidado con los deseos que uno tiene, los deseos son peligrosos, porque más tarde o más temprano acaban cumpliéndose. Tan sólo en la ficción se puede permanecer completamente a salvo, habitando sin temor los reinos de la imaginación."


   ✏◫ HISTORIAs

Hipólito G. Navarro es uno de los cuentistas más destacados en el panorama actual de la literatuar española. Su desbordante imaginación, su humor inteligente, su virtuosismo expresivo y una capacidad de innovación en el género poco común lo han convertido en referente ineludible de la narrativa breve en castellano. Los relatos aquí seleccionados por Javier Sáez de Ibarra ofrecen al lector una magnífica oportunidad para introducirse en el mundo verdaderamente rico, insólito y deslumbrante del autor andaluz.

   ✏◫ PERSONAJES

En mi opinión, los personajes no son los verdaderos protagonistas de estos relatos, aunque se le concede muchísima relevancia a la psicología de cada uno. Además, son personas de carne y hueso, un vil reflejo de los pensamientos que todos llevamos por dentro al menos una vez en la vida. Son personajes sacados de lo mejor de cada uno, pero que al mismo tiempo, muestran las bajezas del ser humano, sus deseos más truculentos. Las personas no aparecen retratadas como se muestran de puertas para fuera, sino como verdaderamente son.

De modo que algunos relatos son un compendio de situaciones que hemos podido imaginar o desear con la boca pequeña, momentos que muchas veces nos pasan desapercibidos pero que están ahí, agazapados en la inconsciencia. Por supuesto, no puedo decir que haya empatizado con la mayoría de los personajes, porque son muchísimos, pero más de uno me ha dejado una huella en la memoria.

   ✏☑ NARRATIVA

Todo buen libro de relatos tiene que dar cabida a todo tipo de narrativas, y El pez volador no es una excepción. El autor escribe en primera y tercera persona, e incluso nos regala un relato escrito únicamente con preguntas (¿El tren para Irún, por favor?). En ese sentido, es una antología que juega mucho con el lenguaje, tanto con el vocabulario como con la estructura de las propias frases.

Por otro lado, me ha parecido una prosa muy correcta y fluida, descriptiva en la medida justa, y ligeramente visceral. Los protagonistas sienten dolor, ansiedad e incluso ¿por qué no? ataques de cierta violencia. Por cierto, el vuelo de este pez está dividido en tres partes muy diferenciadas entre sí: inmersiones, saltos y vuelo. Y los relatos son muy breves, algunos no ocupan ni media página.

   ✏◫ CONCLUSIÓN

Sí y no. Los relatos sobre inmersiones han sido, la gran mayoría de mi agrado. Pero no he conectado en la misma medida con saltos y vuelo. La primera parte es mi gran favorita porque el final de casi todos los relatos me dejaba anonadada. En un principio, parecen historias planas que desarrollan un argumento de lo más sencillo y cotidiano. Pero las últimas líneas son tan imprevisibles que el desenlace siempre resulta, cuando menos, sorprendente. ¿Sabéis esa sensación cuando estás leyendo un párrafo y por fin comprendes el significado y la revelancia del título de un libro? Pues eso mismo, pero todo el rato.

Sin embargo, la segunda y la tarde parte me han parecido un poco más aburridas y, en más de una ocasión, me ha costado seguirle el ritmo. Sobre todo en los saltos, el autor se aleja un poco más de la lógica y los relatos se vuelven más extravagantes. Como si tratase de reinterpretar la realidad, la deforma de una forma desconcertante, aunque procura que la ambientación siga siendo igual de realista. Llegados a este punto, incluso los personajes interactúan con la realidad. Por último, el vuelo recupera los finales inesperados, pero son relatos que diseccionan emociones más oscuras y recónditas.

En definitiva, considero que este es un libro que merece la pena ser descubierto, sobre todo porque la moraleja no resulta demasiado retorcida ni tampoco pretende aleccionar a los demás. Son relatos más bien entretenidos, para disfrutar con su lectura y dejarse sorprender.


   ✏◫ AUTOR

Hipólito G. Navarro (Huelva, 1961) es autor de los libros de relatos El cielo está López (1990), Manías y melomanías mismamente (1992), El aburrimiento, Lester (1996), Los tigres albinos (2000) y Los últimos percances (2005, Premio Mario Vargas Llosa NH a mejor libro publicado), y de la novela Las medusas de Niza (Premios Ateneo de Valladolid 2000 y de la Crítica andaluza 2001). Con la antología El pez volador (Páginas de Espuma, 2008), preparada por el escritor Javier Sáez de Ibarra,  recibió el Premio El Público de Narrativa 2009, otorgado por los periodistas culturales de Andalucía. Durante los años 1994 y 2001 editó la revista Sin embargo, dedicada al cuento literario. Fue el responsable de la edición de los cuentos completos de Fernando Quiñones, Tusitala (Páginas de Espuma, 2003). Sus relatos, traducidos a diez idiomas, están recogidos en numerosas antologías del género en Europa y Latinoamérica.

   ✏☑ EDICIÓN

El pez volador pertenece a la colección Vivir del cuento publicada por Páginas de espuma, y he de decir que la edición me ha parecido maravillosa. En primer lugar, nos encontramos con una amplia introducción que nos presenta -a modo de reseña- los cuentos seleccionados por Javier Sáez de Ibarra y también profundiza en la biografía de este autor. De modo que esta introducción nos ayuda a comprender qué vamos a leer a continuación.

Por último, el libro se despide del lector/a con una entrevista bastante personal en la que el autor desnuda un poco más su obra. Por cierto, la ilustración de la cubierta se llama California flying fish glide over the sea y pertenece a Hashime Murayama (National Geographic, 1938). Y me gusta muchísimo. En definitiva: una gran, gran edición.


Nº de coRAZONES
Más información en paginasdeespuma.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.