17 de mayo de 2017

Reseña #133 | Prohibido leer a Lewis Carroll | Diego Arboleda y Raúl Sagospe


<<Disimule, manipule, mienta. Mienta todo lo que tenga que mentir. Pero que mi hija no se entere de que el personaje que le vuelve loca, la Alicia de Lewis Carroll, la del País de las Maravillas, va a estar en esta misma ciudad.>>


Prestigioso matrimonio de Manhattan, Nueva York, precisa urgentemente INSTITUTRIZ FRANCESA para su única hija. Se requiere SERIEDAD, también BUENAS REFERENCIAS, sin duda BUENA EDUCACIÓN y, muy importante, imprescindible, CAPACIDAD PARA MENTIR (tanto en inglés como en francés).
***
¿Qué tienen en común una institutriz, un huevo gigante, un hombre trepaparedes y Alicia en el País de las Maravillas? Os lo diríamos con gusto, pero no podemos. Está prohibido.


Eugéne Chignon es una institutriz con muy mala suerte que provoca accidentes de lo más cómicos donde quiera que va. Ha trabajado para numerosas familias, todas con nombres divertidísimos como Arrogueth, Petulant o Puntilliste. Pero en todas las casas ha sido despedida casi de inmediato, que es el tiempo que tarda en organizar un nuevo alboroto. Hasta que un día, una familia de Nueva York peculiarmente extravagante, los Welrush, se decide a contratarla siempre que cumpla dos condiciones: Primera. Está prohibido hablar de Lewis Carroll y de su obra con su hija Alice. Segunda. Su hija no debe enterarse, durante los próximos cuatro días, de que van a homenajear a la Alice que inspiró a Lewis Carroll, ¡bajo ningún concepto!

La verdad es que Eugéne me ha parecido una desastriz muy graciosa, pero también me han gustado muchísimo el resto de los personajes. Sobre todo Timothy, el hermano de la señora Welrush. Su comportamiento y sus salidas de tono son tan pintorescas que me han provocado más de una carcajada infantil. Y por supuesto, Alice es una niña ¡taaan! adorable.


La prosa de Diego Arboleda es tan amena y simpática que se lee sola. Me encanta cómo juega siempre con las palabras, y cómo esos juegos de palabras se convierten en situaciones desternillantes de las maneras más inesperadas. Sin duda, es un autor capaz de sorprender al lector a través de rarezas espectaculares. Por otro lado, podría decirse que las ilustraciones de Raúl Sagoste también forman parte de la narrativa. Como siempre, son tan exactas a las descripciones que aparecen en el texto que el libro no sería el mismo sin ellas. En definitiva, cada vez que estos autores se juntan hacen magia.


Por si todavía no os he convencido, lo diré una vez más: Prohibido leer a Lewis Carroll es una novela muy entretenida que gustará a lectores de cualquier edad. Con esta novela, Diego Arboleda se confirma como uno de mis autores favoritos, junto con Raúl Sagospe. La verdad es que no puedo decir mucho más sobre esta pequeña maravilla ilustrada. Los personajes me han hecho reír, la historia me ha sorprendido en más de una ocasión... Si os apasiona la literatura infantil tanto como a mí, tenéis que darle una oportunidad a esta lectura.



Diego Arboleda nació en Estocolmo, Suecia, en 1976, y unos años después se licenció en Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado en una de las librerías más grandes de esta ciudad. Ganó en dos ocasiones el Premio de Cuentos Ilustrados Ciudad de Badajoz junto a la ilustradora Eugenia Ábalos, y en 2012 obtuvo el Premio Lazarillo de creación literaria por su obra Prohibido leer a Lewis Carroll, libro con el que ganaría el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 2014. En colaboración con el ilustrador Raúl Sagospe, además de Prohibido leer a Lewis Carroll, también ha publicado Mil millones de tuberías, Aventuras en espiral y Papeles arrugados.

Raúl Sagospe nació en Vicálvaro, España, en 1974. Unos años después se licenció en Geografía e Historia en la Universidad de Alcalá de Henares. También cursó estudios de Ilustración en la escuela de Arte Nº10 de Madrid. Nunca los acabó, y actualmente trabaja como Técnico de Marketing.




La edición de Anaya no es excelente, es magnífica. Por cierto: En las primeras páginas del libro, nos encontramos varios retratos de los protagonistas. Pero, ¡oh, sorpresa! En las últimas páginas, lo que encontramos son fotografías reales de la verdadera Alice, el premio Novel Murray Butler y Peter Davies (el niño hombre que inspiró Peter Pan).


Nota: cinco de cinco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.