29 de mayo de 2017

Reseña #140 | Max y Moritz: una historieta en siete travesuras | Wilhelm Busch


"¡Ay, los niños revoltosos / suelen ser los más famosos!
Max y Moritz, por ejemplo: / dos pícaros como un templo.
¡Una pareja infernal, / dispuesta a sembrar el mal!"


   ✏☑ HISTORIA

Max y Moritz está considerado uno de los cuentos más famosos y divertidos del mundo. Trufado de humor negro, y escrito en rimas en 1865, narra las siete fatídicas travesuras de los malvados Max y Moritz, antecedentes de todas y cada una de las parejas maléficas del cómic moderno, y precursores de la historieta literaria más gamberra. De la maldad del dañino dúo no se libra nadie. Viudas, maestros, gallos y gallinas, sastres, pasteleros y tíos carnales. Todos ellos caerán irremisiblemente bajo el tremebundo azote de sus crueles tropelías.


   ✏☑ PERSONAJES

Los protagonistas de este libro infantil son una especie de Zipi y Zape pero en plan bestia. Max y Moritz son dos niños muy muy traviesos, pero traviesos en plan "¡madre mía (risas) qué cabrones!". Porque las travesuras de esta pareja están hechas de pura maldad. En resumen, son los típicos personajes que te hacen gracia, pero solo porque no los tienes que aguantar en tu vecindario.


   ✏☑ NARRATIVA

Con toda seguridad, la pluma de este autor era magnífica, pero me siento obligada a valorar -sobre todo- el trabajo de traducción de Víctor Canicio. Básicamente, porque ha tenido que reconstruir todo el libro para que los versos rimen sin olvidarse de respetar la esencia misma de la historia. Y eso señores, tiene mérito. Gracias a un prólogo bastante breve, el autor nos explica -entre otras cosas- lo siguiente: que usa la cuaderna vía y el tetrástofo monorrimo teniendo en cuenta las preferencias de los meridionales, pero también incorpora el verso trocaico que contribuye a la memorización de la poesía grecolatina (yo he necesitado un diccionaro para entenderlo casi todo y ni aún así). En definitiva, que la traducción es de quitarse el sombrero.

Por cierto, puede que el vocabulario sea un poco complicado para niños muy pequeños (desconozco la edad recomendada, pero nos encontramos ante un clásico de la literatura infantil alemana). Por el contrario, los adultos disfrutarán como niños con esta lectura.

En cuanto a las ilustraciones, podría decirse que forman parte del relato. Y la mayoría de los dibujos son muy simpáticos, con la clásica apariencia de los cómics más antiguos, lo que convierte a este libro infantil en una golosina para el más exigente de los coleccionistas.


   ✏☑ CONCLUSIÓN

Sinceramente, este libro infantil me ha chiflado muchísimo más de lo que me esperaba. Pero es que yo soy de pueblo y un poco bruta. ¿Por qué digo esto? Porque como bien dice en el prólogo, la historia resulta cruelmente germana. Las travesuras de Max y Moritz son un pelín macabras en un par de ocasiones y entiendo que muchos padres no consideren el contenido apropiado para todos los públicos. Pero no sé, yo creo que los niños pueden llegar a divertirse con muchas de las situaciones que se describen. A lo mejor, el final es demasiado bestia, pero reconozco que me he reído por la sorpresa. De todas formas, es un cuento con moraleja: ¡¡Quien mal anda, mal acaba!!


   ✏☑ AUTOR

Wilhelm Busch es, con Goethe, Thomas Mann o Schiller, uno de los más conocidos y queridos autores de la literatura alemana. Busch, el mayor de siete hermanos, nació en Wiedensahl en 1832, en el seno de una familia de comerciantes. En 1852 ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de Amberes. Tras enfermar de tifus, en 1853, regresó a su hogar, y al recuperarse de la enfermedad empezó a coleccionar sagas, cuentos y canciones populares para ilustrarlas. Al año siguiente se mudó a Múnich, y se matriculó en la Academia de Bellas Artes. En 1859 empezó a colaborar con el periódico satírico Fliegende Blätter y con el Münchner Bilderbogen. Allí sería donde, en 1865, publicaría su obra más conocida, Max y Moritz, que se convirtió en un éxito inmediato que ha logrado llegar a la categoría de clásico popular y perenne best seller. Busch sufrió varios envenenamientos por nicotina durante su vida, pero no murió hasta 1908, de insuficiencia cardíaca. Está considerado por la crítica moderna como el «Abuelo de los Cómics».


   ✏☑ EDICIÓN

Definitivamente, se confirma una vez más que los libros publicados por Impedimenta son libros con encanto. Poco más puedo decir. ¡Leed a esta editorial!
 
seis de seis : cruel pero gracioso

1 comentario:

  1. Me encanta tu reseña. Espero toparme pronto con estos dos caballeretes y disfrutar de sus travesuras (cabronadas) jejeje.

    Besotes.

    ResponderEliminar

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.