5 de mayo de 2017

Reseña #125 | Lo que dijo Harriet | Beryl Bainbridge


"Que dos personas cometan un pecado es malo. Que una persona cometa un pecado con otra es peor. El miembro pasivo es la persona más culpable de las dos. Y debería ser castigado por traicionarse a sí mismo."


   ✏☑ HISTORIA

Basada en un crimen real que conmocionó a la sociedad británica de la época (el caso Parker-Hulme, retratado por Peter Jackson en su película Criaturas celestiales), Lo que dijo Harriet relata la historia de dos amigas que se reencuentran durante unas vacaciones de verano en una localidad playera. Ambas esconden una relación enfermiza.

La narradora, una chica sin nombre, solitaria e introvertida, se deja llevar por la corrosiva influencia de la bella Harriet. Entre las dos pergeñan un plan para seducir al Zar, un hombre mayor e infelizmente casado, y tan fascinante como repulsivo, sin ser conscientes de las catastróficas consecuencias que puede causar su degenerado juego de niñas.

   ✏◫ PERSONAJES

La protagonista, una chica sin nombre, es una niña de trece años fuera de control. Sus padres la han enviado a un internado con la esperanza de meterla en cintura, porque según ellos iba por mal camino y necesitaba supervisión. No obstante, cuando regresa a casa durante las vacaciones de verano, la chica se reencuentra con su amiga del alma, con la que mantiene una relación de amistad totalmente enfermiza.

Harriet es una niña manipuladora y dominante hasta unos límites casi diabólicos. Su carácter es bastante irascible y está acostumbrada a que su amiga cumpla todas sus directrices sin rechistar. En cierto modo, la chica sin nombre la admira y la envidia, porque Harriet es capaz de poner en práctica sus deseos más sórdidos. Después de todo, y a pesar de su corta edad, Harriet y ella solo se hacen las inocentes delante de los adultos, porque ni sienten ni piensan como cualquier otra niña de su edad.

Una de las cosas que más me han chocado de la novela, ha sido el hecho de que su protagonista sea consciente de la maldad que las caracteriza a ambas. En más de una ocasión, se alegra de que su hermana pequeña no sea como ellas. Sinceramente, su personalidad me desconcierta la mayor parte del tiempo y no acabo de comprender su manera de ser. Su comportamiento me resulta tan contradictorio y peculiar que me cuesta decidir si la psicología de las protagonistas está bien construida o es más bien aleatoria.

Por otro lado, no acabo de comprender su relación de amor-repulsión con el hombre al que ellas llaman el Zar. La chica se ¿enamora? de un hombre casado mucho mayor que ella, prácticamente un viejo. Pero es un amor que solo funciona a ratos, dependiendo del día que tengan ambas. Tampoco entiendo qué clase de relación desea mantener el propio Zar, puesto que sus encuentros esporádicos son de lo más extravagantes.

   ✏☑ NARRATIVA

La prosa de Beryl Bainbridge es una delicia. La historia está narrada en primera persona por la chica sin nombre, aunque en un par de ocasiones relata sucesos de los que no está siendo testigo, emulando una tercera persona. El hecho de que la propia protagonista escriba sus memorias hace que la novela sea todavía más espeluznante, puesto que nos permite conocer de primera mano los pensamientos más retorcidos de la chica y su visión del mundo. La prosa, en general, es más densa de lo que estoy acostumbrada a leer, pero desde las primeras páginas me he metido de lleno en la historia y se trata de una lectura muy amena que he devorado en apenas una tarde.

   ✏◫ CONCLUSIÓN

El desenlace me ha decepcionado un poco, aunque el final me ha parecido correcto. La sinopsis prometía una novela basada en un crimen real: el caso Parker-Hulme. Sin embargo, lo que me he encontrado en esta novela no se parece en nada a la realidad. Para empezar, la víctima ni siquiera es la misma. Entonces, no comprendo por qué dice que está basada en un crimen real cuando solo se ha inspirado en la relación enfermiza que mantenían las dos niñas. De hecho, toda la novela se centra en la polémica historia de amor que mantiene un hombre casado con una niña de trece años. (Por cierto, una de las niñas que protagonizaron el caso Parker-Hulme es la famosa escritora Anne Perry.)

En palabras de la editorial, Lo que dijo Harriet es un thriller sobre la crueldad de la infancia y sobre la capacidad del ser humano para manipular y seducir a los demás. Un cóctel molotov sobre la inocencia y la maldad, y un clásico que resulta hoy tan subversivo como cuando se escribió. 

Ciertamente, es una novela perturbadora en muchísimos sentidos. Sobre todo, porque los personajes mantienen entre sí relaciones inquietantes. En mi opinión, ninguno puede presumir de cordura ni sentirse libre de culpa. De todas formas, no deja de parecerme una historia extraña, en el sentido de que no daba crédito a todo lo que estaba sucediendo delante de sus narices, sin que nadie se percatase ni le pusiera remedio a tiempo.

En resumen, su lectura ha sido una experiencia agridulce pero interesante que, realmente, no sé cómo valorar porque me ha dejado con mal cuerpo.

   ✏☑ AUTORA

Beryl Bainbridge nació en Liverpool en 1932. A los catorce años fue expulsada de la escuela tras haber sido sorprendida leyendo unos «poemillas sucios» que guardaba en los bolsillos de su pantalón de gimnasia y, por tanto, por corromper la moral del resto de alumnas. Ese mismo verano se enamoró de un prisionero de guerra alemán que estaba a la espera de ser repatriado. Durante seis años mantuvieron una intensa relación epistolar, pero, tras serle denegado a él en varias ocasiones el permiso para regresar a Inglaterra y contraer matrimonio con Beryl, la pareja dejó de escribirse en 1953.

En 1954 ella se casó con el pintor Austin Davies, que sería profesor de Arte de John Lennon. Tuvieron dos hijos, pero acabarían divorciándose, y Beryl Bainbridge tendría una tercera hija con el novelista Alan Sharp. En 1958 intentó suicidarse metiendo la cabeza en el horno de gas. Según sus propias palabras: «Cuando una es joven tiene esos altibajos». Empezó a trabajar como actriz, y en 1961 apareció en un capítulo de la serie Coronation Street, donde interpretaba a una activista que luchaba contra la apertura de nuevas centrales nucleares. Fue por entonces cuando empezó a dedicarse a la literatura, en principio como simple entretenimiento.

Sus primeras novelas fueron muy bien recibidas y tuvieron gran éxito entre los lectores, pero ella no obtuvo grandes ingresos derivados de sus ventas. Su primera obra, Lo que dijo Harriet, fue escrita en 1967. No obstante, no vería la luz hasta 1972, pues muchos editores la rechazaron por considerarla inmoral. Uno de ellos llegó incluso a afirmar que las protagonistas eran «increíblemente repulsivas». 

En 1974 ganó el Guardian Book Prize por La excursión, y en dos ocasiones se alzó con el Premio Whitbread: en 1977 por La cena de los infieles, y en 1996 por Sálvese quien pueda. En 1998 recibiría el James Tait Black Memorial de ficción por Master Georgie, obra que sería merecedora en 1999 de dos premios más, el Commonwealth Writers Prize y el WH Smith Literary Award. En 2000 fue distinguida con el título de Dama del Imperio Británico (DBE), concedido por la reina Isabel II. En 2003 recibió el premio David Cohen de Literatura, y en 2008 The Times la incluyó en la lista de «Los 50 escritores más importantes desde 1945». Falleció de cáncer en Londres en 2010. A su muerte, The Guardian la calificó como «un tesoro nacional».

   ✏☑ EDICIÓN

Segunda novela publicada por Impedimenta que leo, y una vez más me he quedado prendada con la calidad de su edición. La traducción de Alicia Frieyro es más que sublime y la cubierta me encanta. De nuevo, todo perfecto.


Nº de coRAZONES

Título original: Harriet Said...
Más información en impedimenta.es

1 comentario:

  1. Qué bien que cuiden tanto sus ediciones. En mi caso no es de mi estilo y no creo que lo compre. Un besote :)

    ResponderEliminar

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.