17 de marzo de 2017

Reseña #99 | Gamberro y caballero | Miguel Lago


"Hace tiempo que dejé de aspirar a gustarle a todo el mundo por dos motivos fundamentales: el primero es la asunción de que tal cosa es imposible y, el segundo, porque creo firmemente que si cautivas absolutamente a todo el mundo es porque no eres <<único en tu especie>> y eso es un aburrimiento."


Con su arma infalible, mezcla de ironía y mala leche, gamberrismo y caballerosidad, retranca gallega y formalismo de corbata, el cómico Miguel Lago afronta sin concesiones, hablando claro, esos momentos estelares de la vida cotidiana: cambiar pañales, intentar darse de baja en una compañía telefónica, el karaoke, las extraescolares de tu hijo, jugar al fútbol, aguantar a una madre enfadada...

En mi opinión, el gran mérito de este ¿personaje? es precisamente que no te queda demasiado claro si el Miguel Lago que vemos -o leemos en este caso- es sólo un personaje, o si realmente se comporta así en su vida cotidiana. Aunque, para ser honestos, sus monólogos no son para ofenderse. Al contrario, uno aplaude con todas sus fuerzas porque este chaval dice en voz alta los pensamientos políticamente incorrectos que a todos se nos han pasado alguna vez por la cabeza. Y después de reírte hasta que te duelen las costillas, empiezas a preguntarte si de verdad irá así por la vida. Si de verdad será tan, pero tan hijo de puta. De lo que no me cabe ninguna duda, es de que esta persona o personaje, es un humorista como la copa de un pino.

 
Hay personas que, por naturaleza, tienen un dominio del lenguaje impresionante. Pero lo de Miguel Lago ya está a otro nivel. Es decir, que juega con las palabras a su antojo y manipula el lenguaje para transmitir el mensaje que a él más le conviene. Como bien demuestra en el tercer capítulo: El arte de librarte de compromisos utilizando Whatsapp. Por otro lado, su prosa resulta super entretenida (y desternillante). Vamos, que se lee en un suspiro y te quedas con ganas de mucho más.

El libro en sí consta de un índice muy clásico. Ha dividido los capítulos en varios apartados dependiendo de la temática de los mismos y abre cada uno de los apartados con una frase que resume perfectamente su contenido. Por cierto, los títulos de algunos capítulos también son canela fina. Por ejemplo: Capítulo 6. Temor a los huevos colganderos. WTF.

Los temas que trata son muy variados, desde los compromisos sociales, pasando por el miedo a envejecer, hasta las anécdotas deportivas. Creo que cualquier ser humano normal y corriente puede sentirse identificado con las experiencias vitales y la mala leche de la que presume este libro.
 

Como ya habréis deducido, me compré este libro porque me encanta Miguel Lago y me mondo de la risa cada vez que abre la boca. De modo que no sabía qué clase de libro iba a encontrarme exactamente. Me lo compré así, un poco a lo loco. Pero no sabía si era simplemente una recopilación de sus monólogos o un libro de memorias contadas con humor. Al final, Gamberro y caballero se parece bastante a un libro de memorias que ridiculiza nuestras costumbres, una biografía no apta para todos los públicos porque ha sido escrita con dosis elevadas de sarcasmo y humor.

Después de todo, se limita a decir verdades como puños que todos nos callamos por miedo a la repercusión social que puedan tener nuestras palabras. Y hay de todo: viejos gruñones, compromisos sociales a los que no nos apetece nada acudir, tatuajes, reggaeton, política, cuñadismo... y un larguísimo listado de otras situaciones cotidianas. En mi opinión, lo más importante es que nos da una lección sobre la actitud que todos deberíamos adoptar en la vida.

Quizás, el libro se pone un poco más aburrido en los capítulos que son puramente biográficos o anecdóticos (por ejemplo, los capítulos dedicados a su pasión por el fútbol), porque son párrafos que no hacen tanta gracia como leer a un Miguel Lago que reparte a diestro y siniestro. Sin embargo, esos capítulos me han permitido conocer mejor al personaje (o a la persona). Y eso siempre gusta.

Cuando empecé su lectura, deseaba que este libro fuera más gamberro que caballero. En el prólogo, Christian Gálvez escribe: Le critican. Lo estará haciendo muy bien. Teniendo en cuenta esas palabras, creo que este libro va a recibir muchas y duras críticas. En resumen, me he hartado de reír, pero también es un libro que te hace reflexionar y -aunque no lo parezca- te ayuda a ser mejor persona.

Si por alguna extraña razón, esta clase de humor te parece ofensiva, el capítulo 29, titulado: Desde el futuro es de lectura obligada. Su carta acojona mucho porque, ciertamente, parece que el mundo entero avanza en esa dirección. Pero su pronóstico también despierta nuestras ganas de luchar para que ese futuro nunca tenga lugar. 

 
Miguel Lago no ha cejado en su empeño de hacer reír al público desde que debutó sobre el escenario de El club de la comedia en 2000, en su primer certamen amateur, siendo un imberbe de dieciocho añitos. Su estilo directo, libre y sin censura le ha convertido en una referencia en el mundo de la comedia y, por qué no decirlo, en objeto de la crítica de la «policía del humor» que tan presente está en estos tiempos de lo políticamente correcto. Su obra Soy un miserable disfruta actualmente de un más que notable éxito en los teatros de toda España.


La edición de La esfera de los libros ha cumplido con creces. Para empezar, el prólogo de Christian Gálvez no podría parecerme más adecuado y sincero. Por otro lado, las ilustraciones de Agustín Jiménez me han sabido a poco, en el sentido de que me han gustado tanto que me he quedado con las ganas de que hubiera más.

Por último, sólo tengo una queja. El tipo de letra, sobre todo cuando el texto está en cursiva, es tamaño pulga. No he perdido la vista de milagro. En momentos así, el tamaño sí importa y más grande es mejor. Por lo demás, una edición de sobresaliente. Me encanta el diseño de la cubierta. La palabra gamberro subrayada por un tridente y caballero por un bastón. Sí, señor.


Nota: cuatro de cinco

2 comentarios:

  1. Hola!
    Soy nueva por aquí y me ha encantado tu forma de reseñar ^^ aunque el libro en si no me llama especialmente la atención por lo que lo dejaré pasar... no es lo que suelo leer :p
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Este no me llama demasiado.
    Besitos^^

    ResponderEliminar

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.