22 de febrero de 2017

Reseña #89 | Sin remordimientos | Françoise Bourdin


¿Se puede ser feliz habiendo cometido una traición?



En la región francesa de los castillos del Loira, Richard y Jeanne regentan un romántico hotel ecológico que se ha convertido en toda una referencia. Su pasión por este proyecto fue lo que los unió hace quince años cuando decidieron casarse y tener a su hija Céline. Pero de pronto, Richard se reencuentra con Isabelle, su primer amor del que tuvo que separarse a la fuerza, y debe enfrentarse a un pasado que creía olvidado. Así renace en Richard la pasión que un día sintió y, con ella, el recuerdo de los trágicos acontecimientos que tuvieron lugar la última noche que vio a la familia de Isabelle y que cambiaron el curso de su destino para siempre.
 
Richard es un hombre atormentado al que le ha tocado vivir una infancia muy traumática, una de las principales razones por las que todavía vive anclado en el pasado. Además, su matrimonio es tan aburrido que su estado de ánimo termina siendo contagioso. De pronto, su primer amor llama de nuevo a su puerta, después de haberlo idealizado durante años.

Isabelle es un personaje estúpido e insoportable, una mujer demasiado frívola e inmadura dispuesta a pisotear los sentimientos ajenos. De su boca desfilan frases como: Yo estaba aquí antes. ¡Es a mí a quien eres infiel desde hace años! De acuerdo que Jeanne piense que el amor de su marido es arrogante, agresiva y antipática. Pero es que su propia madre (que también es un mal bicho de mucho cuidado) cree que su hija es un monstruo egoísta. Incluso Richard, la acusa de ser demasiado intransigente a última hora.

La verdad es que resulta admirable la facilidad con la que Françoise Bourdin logra ponerse en la piel de unos protagonistas tan diferentes y contradictorios, algunos casi detestables. Al final, me ha encantado la personalidad de Jeanne y me he divertido un poco con su padre, porque dice verdades como puños de forma bastante peculiar.
 
La prosa de Françoise Bourdin me ha parecido excelente, aunque quizá se exceda con las descripciones del hotel, de modo que su lectura es poco fluida.
 
Su historia es muy correcta, pero... se trata de una novela demasiado predecible que no aporta nada nuevo. Desde el principio, resulta obvio que Richard necesita enfrentarse a los demonios del pasado, o como bien predice la sinopsis: necesita mirar atrás para seguir adelante. En ese sentido, creo que refleja perfectamente cómo idealizamos a las personas que dejamos atrás, sobre todo cuando ha sido en contra de nuestra voluntad. En definitiva, no es una mala novela, sólo un poquito... irrelevante.


Nota: tres y medio de cinco

1 comentario:

  1. No me gustan las novelas demasiado predecibles,prefiero que me sorprendan con algún que otro giro argumental (y si son de los que te dejan la mandíbula desencajada, mucho mejor). Gracias por tu recomendación. Besos

    ResponderEliminar

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.