24 de enero de 2017

Reseña #80 | La Bestia | Alex Flinn


"Y me besó, me besó en los ojos, en las mejillas
y, finalmente, en mi boca sin labios."


   ✏◫ HISTORIA
 
Una bestia. No soy exactamente un lobo, ni un oso, ni un gorila, ni un perro, sino una criatura nueva y horrible que camina erguida. Una criatura con colmillos y garras y con pelo en todos los poros de mi cuerpo. Soy un monstruo. ¿Crees que esto es un cuento de hadas? Para nada. Sucede en Nueva York y sucede ahora. No es una deformidad, ni tampoco una enfermedad. Y me quedaré así -condenado- a menos que pueda deshacer el hechizo.

Sí, el hechizo que me lanzó la bruja con la que iba a clase de inglés. ¿Por qué me convirtió en una bestia que se oculta durante el día y sale a merodear por las noches? Te lo contaré. Te contaré cómo solía ser Kyle Kingsbury, el chico que te gustaría ser, con dinero, el físico perfecto y la vida perfecta. Y después te contaré cómo me convertí en la perfecta… Bestia.


   ✏◫ CONCLUSIÓN

Durante las primeras páginas, pensaba que su historia de amor sería más infantiloide, pero el romance es bastante adulto en comparación a otras novelas juveniles de la misma temática. En serio, Kyle Kingsbury apenas tiene 16 años pero ya "se lo monta" con chicas que sólo buscan divertirse con el más guapo de la escuela. El libro comienza con una conversación de chat en la que BestiaNYC comparte su historia con otras personas que han sido transformadas. En su momento, no me percaté de que el moderador de ese chat se llama Sr. Anderson y el resto de los transformados son: la sirenita, una rana que se convertirá en príncipe con un beso y el chico convertido en oso de Blancanieves y Rosarroja. Todos estos personajes, salidos de los cuentos tradicionales de los Hermanos Grimm, hablan entre sí cada pocos capítulos. Pero se limitan a actuar como un pequeño guiño de la autora, uno totalmente prescindible, ya que su ausencia no cambiaría el resto de la novela.

La historia de BestiaNYC (Kyle Kingsbury o Adrian King) es una adaptación moderna de todo un clásico: La Bella y la Bestia. Y como tal, se parece muchísimo a la película de Disney. La Bestia es un adolescente insoportable, un guapo rico que humilla a las personas feas. En fin, un completo imbécil. Sin embargo, a medida que conocemos su historia personal es casi imposible no compadecerse de él. Bueno, sólo un poquito. A su favor, diré que me parece un protagonista espontáneo y que su forma de expresarse resulta bastante cercana. La Bella, que aquí se llama Linda, es una de esas chicas que le ponen buena cara al mal tiempo, una luchadora risueña que persigue sus sueños a pesar del hogar en el que le ha tocado nacer. Su padre no es el científico loco que nos hizo reír en Disney, sino un drogadicto capaz de vender a su hija para sobrevivir. Por otro lado, Linda es una mujer pobre e "imperfecta" en la que Kyle no se habría fijado si no fuera una Bestia. Por cierto, como era de esperar, también le encanta leer.

No me ha parecido una novela excelente, porque algunas situaciones me provocaron un esguince de ceja; pero sí que ha sido una lectura muy entretenida, de esas que te atrapan desde las primeras páginas y no puedes parar de leer hasta que descubres cómo evoluciona su historia de amor. La pena es que yo nunca me he enamorado con La Bella y la Bestia porque: La Bestia se casa con la primera chica "guapa" que le hace caso, como si su corazón se hubiera conformado con aceptar su última oportunidad de romper la maldición. Al mismo tiempo, la Bella se enamora de la primera ¿persona? que no la maltrata, un monstruo rico de apariencia animal que la secuestra para tratarla como si fuera una princesa y que (OMG) ¡le regala una biblioteca para ella sola! Por último, el momento de la transformación me ha parecido demasiado... escueto, confuso y poco emotivo en comparación a otros momentos de la novela que sí me conmovieron.

   ✏⬜ AUTORA

Investigando un poco por GoodReads, he descubierto que Alex Flinn escribió la misma historia desde el punto de vista de Linda. El libro se titula Lindy's Diary, pero no ha sido traducido al español. Y sinceramente, aunque hubiera sido publicado en España, no me han quedado ganas de más.


   🎥 PELÍCULA
 
En 2011 se estrenó la adaptación de esta adaptación: El corazón de la bestia, una película que me pareció bastante flojita. De hecho, nunca la he visto entera. Una tarde de domingo, la emitían por televisión, pero ya había empezado y me perdi la primera media hora. De todas formas, no me quedaron ganas de más. Lo que más me gustó de la película es la caracterización de la bestia, ya que resulta más creíble que ella se enamore de un hombre así que de una bestia peluda.


Nº de coRAZONES
Título original: Beastly
Más información en ed-versatil.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.