11 de agosto de 2016

Por qué mi blog se llama Seis razones para leer


Muy al principio de mi andadura por las redes sociales, todavía no había decidido qué nombre ponerle a este blog, ni muchísimo menos sabía como organizar todo el contenido que publicaba durante mis primeras reseñas. Hasta que un día, me pregunté: a ver, ¿qué factores tengo en cuenta a la hora de leer o comprar a ciegas cualquier libro? Pues básicamente: historia, personajes, narrativa, conclusión, autores y edición. De ahí, que mi blog pasara a llamarse Seis razones para leer.

Mi forma de valorar cada una de los apartados anteriores es bien sencilla. Si me ha parecido perfecta, un corazón ☑. Si me ha gustado pero no me convence del todo, medio corazón ◫. Si no me ha gustado nada y creo que es uno de los puntos débiles de la novela, cero patatero ⬜.
 
En su momento, tampoco tenía muy claro cómo decidir qué nota ponerle a los autores. Principalmente, tengo muy en cuenta si me han gustado ésta y sus anteriores novelas y, sobre todo, si me gustaría leer más obras del mismo autor/a en un futuro próximo. De modo que la puntuación del autor siempre es la misma, independientemente de mi opinión sobre ese libro en concreto.

Por cierto, todas las fotografías que publico -a menos que indique lo contrario- son de propia cosecha, pero eres libre de compartir cualquiera de ellas siempre que respetes mi firma.

¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.