25 de septiembre de 2016

Reseña #36 | No hay cuervos | John Hart


Con trece años, Johnny Merrimon tiene que enfrentarse a situaciones que ningún chico de su edad debería afrontar. En el año transcurrido desde la desaparición de su hermana melliza, Alyssa, su mundo se ha venido abajo: su padre les ha dejado y su frágil madre se encuentra inmersa en una espiral de autodestrucción. Pero Johnny se mantiene fuerte. Provisto de un mapa, una bicicleta y una linterna, acecha a todo hombre fichado por abusos en el Condado de Raven. La policía puede que haya renunciado a encontrar a Alyssa, pero él nunca lo hará. Alguien, en algún lugar, sabe algo y lo está ocultando... 


El recuerdo que me dejó esta novela es bastante positivo. En primer lugar, su prosa me encantó. John Hart es un autor que sabe cómo mantenerte en tensión durante toda la novela. Sin lugar a dudas, captó toda mi atención desde las primeras páginas y mi interés se mantuvo firme hasta los últimos capítulos. En más de una ocasión, logró provocarme una taquicardia de órdago, porque la impaciencia me devoraba por dentro. Desde un principio, estaba deseando descubrir qué demonios había sucedido. ¡Y no podía parar de leer! Por suerte, su narrativa es lo suficiente fluida para que uno pueda leer durante horas sin cansarse.

Además, la historia principal de Johnny Merrimon tiene un montón de "afluentes". Pero todas las historias secundarias quedan muy bien relacionadas entre sí mediante unas conexiones totalmente lógicas. De modo que el argumento no da puntada sin hilo. Aunque me veo en la obligación de reconocer que no me convenció demasiado el guiño religioso de las últimas páginas. Simplemente, porque no me lo esperaba en una novela de estas características. Pero bueno, tampoco molesta demasiado.

En cuanto a los personajes, Johnny Merrimon y el detective Clyde Hunt me parecen unos protagonistas más que apropiados, sobre todo porque es muy fácil empatizar con todas sus emociones, tanto buenas como malas. Por otro lado, ha conseguido que me encariñe enseguida de algunos personajes y que termine despreciando a otros. Y eso también tiene mérito, porque es capaz de manipular las emociones del lector en pocas palabras. Una tarea facilitada por el hecho de que algunos personajes son demasiado clásicos.

Por desgracia, no puedo ni insinuar cuál ha sido, para mí, el momento más emotivo para no fastidiaros la historia con semejante spoiler. Pero os aseguro que sólo por esa revelación final ya merecía la pena leerme el resto de la novela. Por cierto: una portada espectacular.


Más información en edicionespamies.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.