12 de septiembre de 2016

Sólo un día (Gayle Forman)


Cuando la seria y superresponsable Allyson encuentra por primera vez a Willem, un actor holandés de lo más informal, en el montaje de Noche de epifanía, entre los dos surge una chispa. De modo que, cuando el destino los reúne de nuevo, Allyson toma una decisión impulsiva y se arriesga a seguir a Willem a París.


No me ha parecido una mala novela, pero su lectura resulta demasiado tediosa. Se supone que los protagonistas sienten una especie de flechazo irresistible que los convierte en un par de irresponsables. Locamente enamorados de una pasión desmedida, se escapan juntos a París... pero su romance no tiene ninguna química. De todas formas, ella como Lulu deja mucho que desear y él es demasiado don perfecto para mi gusto: sabe hacer de todo y todo lo hace bien, todo el tiempo.

Por otra parte, la mayoría de sus conversaciones no me transmitían ninguna complicidad. En resumidas cuentas, un par de adolescentes se escapan a escondidas para hacer un poco de turismo improvisado. Lo único que les preocupa e importa son ellos mismos. Y así, las cosas suceden sin ningún orden, con París de fondo mientras ambos intentan dialogar de forma filosófica sobre temas trascendentales. Soporté, a duras penas, hasta la separación de los enamorados. Aunque su ruptura debería emocionarme, su dolor no me conmueve.

A partir de ese momento, fui incapaz de realizar una lectura completa de las últimas páginas. Tampoco comprendo por qué me aburría tanto si la historia me parecía interesante y, siendo objetiva, está bien escrita. Sin embargo, la primera parte de esta bilogía (Sólo un día, Sólo un año) me ha dejado fría e indiferente.


Más información en edicionesb.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero que el contenido de esta entrada te haya parecido interesante. Por favor, sé respetuos@ con los demás lectores y no hagas spoilers de ningún libro. Recuerda que los comentarios no son un tablón publicitario. Gracias.